Cuestiones eticas y legales del uso de pruebas rapidas para el diagnostico de VIH SIDA en casa

 

Dra. Margot Vidal Anzardo

Centro Interdisciplinario de Estudios en Bioética, Universidad de Chile Unidad de Bioética: OPS-OMS

Becaria del Fogarty Internacional, NIH-USA

 

 

Catorce mil personas se infectan de VIH/SIDA cada día en  el mundo y 9  de cada 10   desconocen su diagnóstico.

 

La epidemia del VIH/SIDA para fines del 2004 habría cobrado 30 millones de vidas en el mundo. Se estima que en la actualidad viven 40 millones de personas infectadas y el 95%  de ellas se encuentran en países en vías de desarrollo. 1

 

Uno de las principales estrategias para evitar que este epidemia se siga propagando, es hacer un diagnóstico temprano para identificar a las personas infectadas, de tal manera que puedan recibir tratamiento oportuno y se evite de esta manera  que contagien a otras personas a través de relaciones sexuales de riesgo sin protección, ya que se cree que debido al periodo asintomático prolongado de esta enfermedad que puede ser de 5 a 10 años, la persona infectada que desconoce su diagnostico puede contagiar entre 5 y 10 personas al año, repitiéndose esta relación por cada uno de sus contactos, de manera que la infección se expande exponencialmente, esto si sólo consideramos a personas con poco recambio de parejas, porque entre personas pertenecientes a poblaciones de riesgo para contraer el VIH/SIDA como hombres que tienen sexo con hombres o prostitutas, el recambio de parejas por año puede llegar a tantas personas como días tiene el año y cada una de estas 365 personas pueden contagiar a su vez a otras 365 y esto se repite  sucesivamente por cada una de ellas, si esto lo multiplicamos por 5 o 10 años, entenderemos porque  esta  epidemia se ha expandido tan rápidamente.

 

Por otro lado, el diagnostico de infección por el virus de VIH/SIDA, se hace en la actualidad a través de la prueba de ELISA llamada así por sus siglas en ingles ( Enzyme-Linked ImmunoSorbent Assay o enzima inmunoensayo), que dependiendo de la generación del ELISA, detecta anticuerpos contra el VIH ( los de 3era generación) o antígenos que son parte del propio virus (solo los de 4ta generación). Convencionalmente los ELISAS que se realizan en los Centros de Salud son de 3era generación, por lo tanto, sólo detectan anticuerpos. Esta prueba es considerada la prueba estándar de diagnostico porque tiene una muy alta sensibilidad y especificidad (99.5% y 99.8% respectivamente).2,3,4 Sin embargo, la aplicación de la misma tiene algunas dificultades  como las   que se relacionan, no directamente  a la prueba, sino al temor de ser  reconocido al acudir a lo Centros de Salud para hacérsela o las que se relacionan a la prueba en si, como el hecho de que se requiere  para su aplicación un buen entrenamiento y un aparato especial para leer los resultados, haciendo que los resultados estén disponibles  en 24 a 48 horas; por esa razón cuando una persona se hace la prueba de ELISA para VIH debe regresar luego para recibir el resultado, lo que genera un periodo de ansiedad  y  angustia   durante esta espera, lo que en algunos casos puede llevar a que  desista y no regrese a conocer su resultado, prueba de esto es lo reportado por el Centro de Prevención y Control de Enfermedad Infecciosas de los EEUU “ que indica que de 2.5 millones de personas a las que se  les realizó la prueba de descarte en 1995, 25% de las que resultaron positivas y 33% de las que fueron negativas no recibieron sus resultados,  calculando en 1998 un total de 697,495 personas en el mundo que  podrían haber conocido sus resultados si se hubieran usado pruebas rápidas para VIH.5,6

 

Una prueba rápida para VIH es definida como una prueba de diagnostico que revela la presencia o ausencia de anticuerpos para VIH en tan sólo 10 a 20 minutos, teniendo la ventaja de que la persona conozca el mismo día su resultado, reduciendo el tiempo de espera y eliminando el stress que esto implica.16 A su vez no requiere entrenamiento para su aplicación ni un lector especial para obtenerse los resultados, esto hace que sea posible su realización no sólo en los Centros de Salud, por personal entrenado, sino que puede hacérsela uno mismo en la intimidad de su casa, eliminando así también el temor a ser reconocido en los Centros de Salud, lo cual facilitaría ,en teoría, que mas personas se hicieran la prueba de descarte de infección por el VIH.

La primera prueba rápida para VIH aprobada por  la FDA fue el Single Use Diagnostic System (SUDS) VIH-1, el cual mostró una sensibilidad del 99.9% y una especificidad 99.6% siendo comparable con el estándar del tipo ELISA7. El último aprobado por la FDA es el OraQuick Rapid HIV-1 Antibody Test, que tiene un 99.6% de eficacia8.  Actualmente existen en el mercado a nivel mundial más de 60 pruebas rápidas para VIH, 9  muchas de ellas con características similares al ELISA.10,11,12,13,14,15

 

El motivo de la realización de este ensayo, es la pronta comercialización en las farmacias de las pruebas rápidas de VIH/SIDA de uso domiciliario, en países de América Latina, introducción que si bien implica una esperanza de detener la propagación de la infección, también involucra consideración éticas y legales que nos deben llevar a reflexión.

 

¿Qué relación tienen la Bioética y el Derecho? Como  la Dra Maria Casado sostiene, la Bioética es un espacio en el cual conviven múltiples criterios de moralidad,  en donde se hace  necesario  llegar a un mínimo de acuerdos para lograr una mejor convivencia, y conseguir así que nuestras  necesidades básicas sean satisfechas. Sin embargo, si no es posible llegar a esos mínimos acuerdos es el Derecho, entendido como  normas de conducta que emanan de la voluntad de todos, 17 el que deberá establecer los límites de lo permitido.

 

En el presente trabajo analizaremos algunos derechos señalados en la segunda consulta internacional sobre VIH/SIDA y los derechos humanos así como también los principios de Bioética que están implicados en la realización y comercialización de pruebas rápidas de diagnostico para VIH de uso domiciliario.

 

El VIH/SIDA, los derechos humanos y las consideraciones éticas que implica


”Varios años de experiencia en la lucha contra la epidemia VIH/SIDA han confirmado que la promoción y protección de los derechos humanos es un factor esencial para prevenir la transmisión del VIH y reducir los efectos del mismo. La promoción y protección de los derechos humanos son necesarias tanto para proteger la dignidad de las personas afectadas por el VIH/SIDA como para alcanzar los objetivos de salud pública consistentes en reducir la vulnerabilidad a la infección VIH, paliar los efectos negativos del VIH/SIDA en los afectados y dotar de medios a las personas y comunidades para responder a la epidemia.” 18

Respetar los derechos de las personas, nos asegura un actuar ético, y viceversa ya que al respetarlos respetamos al mismo tiempo los principios fundamentales de Bioética: No maleficencia, Justicia, Beneficencia y Autonomía, por lo tanto, el Derecho y la Etica se potencian uno al otro.

 

Entre los principales derechos humanos relacionados con el VIH/SIDA y la comercialización de pruebas rápidas de VIH de uso domiciliario consideraremos los siguientes:
 

*      El derecho a la intimidad de la vida privada.

*      El derecho a disfrutar de los adelantos científicos y sus beneficios.

*      El derecho a la no discriminación.

*      El derecho a recibir y difundirla

*      El derecho al más alto nivel posible de salud física y mental

*      El derecho a una vida adecuada.

  

Derecho a la intimidad de la vida privada y el principio de No maleficencia.-El artículo 7 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos dispone que "nadie será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra y reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o esos ataques". 18

 

El derecho a la intimidad de la vida privada comprende obligaciones relativas a la intimidad física. En nuestra tema de discusión, el Estado, específicamente  en relación al VIH, tiene la obligación de no negar el derecho a las  personas de conocer su situación respecto al VIH y  por consiguiente al acceso a la realización de toda prueba diagnóstica que se lo facilite, más aún si dicha prueba  le permite guardar su privacidad en mayor grado que  otras,  disminuyendo así el riesgo de ser identificado y discriminado como ocurre con el VIH. Sin embargo, la realización de una prueba de diagnostico hecha en la casa, no asegura del todo la privacidad de la persona que compra la prueba en las farmacias, si es que no existe un compromiso de confidencialidad por parte de aquellas personas que se la venden, por tanto, es deber del Estado garantizar la privacidad de esas personas y esto puede ser logrado a través del Derecho dando una sanción a aquellos que violen esa privacidad, esto comprende la obligación de garantizar que se apliquen salvaguardias adecuadas para que no se realicen pruebas sin consentimiento fundado, que se proteja la confidencialidad, particularmente en el ámbito de la salud y el bienestar sociales, y que la información sobre la situación respecto del VIH no se revele a terceros sin el consentimiento de la persona afectada. Todas estas consideraciones deben tenerse en cuenta  especialmente ahora con la pronta comercialización de las pruebas rápidas de diagnostico de VIH caseras

El interés de la persona en resguardar  su intimidad es particularmente importante en relación al  VIH/SIDA, por el estigma y la discriminación que acarrean la pérdida de intimidad y confidencialidad si se revela su situación respecto a esta enfermedad,  por lo cual es importante que al dar acceso a estas pruebas rápidas de diagnóstico de VIH, nos aseguremos de respetar el  principio de beneficencia,  cuidando que la realización de esa prueba sea totalmente confidencial asegurándonos de no violar   el principio de No maleficencia  “PRIMERO NO HACER DAÑO”.

 

Derecho a disfrutar de los adelantos científicos y de sus aplicaciones y el principio de Beneficencia.- El principio de Beneficencia, impone la obligación moral de actuar en beneficio de otros.19 Los adelantos científicos y sus aplicaciones son importantes en este sentido y en relación con el VIH/SIDA dado los rápidos y constantes adelantos de los análisis, las terapéuticas y la elaboración de una vacuna cuyo principal objetivo es beneficiar a las personas afectadas o en riesgo de contraer el VIH/SIDA.

Por otro lado, si bien el mundo entero ha estado muy preocupado de que en todos los países las personas infectadas con VIH/SIDA tengan acceso al tratamiento antirretroviral, y gracias a iniciativas como las  del Fondo Mundial contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria se está consiguiendo, ¿de qué valdrá que exista disponibilidad de tratamiento antirretroviral si aún muchas personas ignoran que están infectadas? ¿Qué sentido tiene el avance de la ciencia si no puede la humanidad disfrutar de sus beneficios?

 

Actualmente uno de los últimos adelantos en el  manejo del VIH/SIDA son  mejores pruebas de diagnóstico, como las pruebas rápidas,  que proporcionan resultados en minutos (sólo 20 minutos, en comparación con el examen convencional de diagnostico para el VIH/SIDA el ELISA que demora entre 2 y 3 días), reduciendo el tiempo de angustia de las personas debido a la espera,  Tener acceso a estas nuevas pruebas diagnosticas es un derecho que tienen las personas, derecho que está sustentado también en el principio de beneficencia, ya que es claro que éste proporcionaría mayores beneficios a las personas que las pruebas convencionales, ya que es una nueva herramienta diagnostica con rápidos resultados, de fácil aplicación y ofrece mayor privacidad porque  puede ser realizada  en sus propios hogares, eliminando así una de las principales razones por la que las personas no acuden a los Centros de Salud a realizarse la prueba: el temor a ser reconocidos y discriminados.  Sin embargo, estos beneficios podrían ser afectados si no se toman adecuadas medidas de control.

 

El derecho de No discriminación y el principio de justicia.- ”La normativa internacional de derechos humanos garantiza el derecho a la igualdad ante la ley y a la no discriminación, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. La discriminación por cualquiera de estos motivos no sólo es injusta en sí, sino que crea y mantiene condiciones que conducen a la vulnerabilidad social a la infección por VIH, en particular la falta de acceso a un entorno favorable que promueva el cambio de conductas y permita a las personas hacer frente al VIH/SIDA.” 18

Una epidemia que apareció simultáneamente con la del VIH/SIDA, es la que se refiere a la discriminación, pero esta última es más cruel aún, ya que muchas personas infectadas con el VIH/SIDA o en riesgo de estar infectados prefieren seguir ignorando su situación a ser señalados y discriminados por vecinos, amigos o lo que es peor por sus familiares al acudir a un Centro de Salud a realizarse la prueba de ELISA (VIH). Por lo tanto, el  tener acceso a pruebas rápidas de diagnostico de VIH en las casas, reduciría el riesgo de discriminación para aquellas personas que ignoran hasta ahora su condición con respecto al VIH por este temor.

El principio de justicia se refiere a que se le dé a cada ser humano lo que merece, lo que tiene derecho como persona, basado en normas que defiendan el sentido y el fin de la cooperación social.19  Por lo tanto es de justicia que cualquier persona que desee conocer su estado de salud, pueda acceder a las pruebas diagnosticas sin temor a ser discriminada por ello, por lo tanto, es deber del Estado proporcionar las condiciones favorables para que se ejerza dicho derecho.

 

El derecho a recibir información y difundirla y los Principios de No maleficencia y de Autonomía.- El artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos declara que "Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole,..." Por tanto, este derecho comprende el derecho a buscar, recibir y difundir información relacionada con la prevención y atención médica del VIH. 18

 

Uno de los mas grandes temores acerca de la introducción de las pruebas rápidas para VIH/SIDA domiciliarias es  la ausencia de consejería pre y pos-test, que sí se realiza en la actualidad con la aplicación de los ELISAS para VIH en los Centros de Salud. Ambas consejerías son indispensables, la primera para que la persona si obtuviera un resultado negativo, no se vuelva poner en riesgo de contraer la infección, y la segunda para evitar una reacción que podría conllevar a que la persona se hiciera daño así misma al no estar preparada para un resultado positivo. En un estudio realizado en New York en que se evaluó a 207 mujeres VIH(+),  27% de ellas reportaron un intento de suicidio desde su diagnostico por VIH, 42% de ellas en el 1er mes y 27% en la 1era semana. 20

 

Otro de los temores de la realización de las pruebas para VIH/SIDA domiciliarias está en relación al consentimiento informado, la aplicación de las pruebas diagnosticas caseras imposibilita la aplicación de un consentimiento informado, y al no existir un control por personal de salud en la aplicación de estas pruebas, que estaba familiarizado con obligaciones éticas y legales al respecto, existe el riesgo de que algunas personas podrían ser forzadas por otras personas a realizarse una prueba que debería ser totalmente voluntaria y no coaccionada por otros y con total conocimiento de lo que este diagnostico implica.

 

En Bioética cuando hablamos del principio de Autonomía, nos referimos a la capacidad que tiene una persona a tomar decisiones, pero para que estas sean consideradas realmente autónomas deben cumplir 3 requisitos: Tener intencionalidad, lo cual quiere decir que esa decisión fue deseada por la persona, debe tener pleno conocimiento del panorama sobre el cual toma las decisiones, es decir debe tener toda la información disponible sobre el tema y por último no debe haber tomado la decisión bajo influencia de factores externos o terceras personas.21

 

Por eso en relación a la introducción de pruebas rápidas para VIH/SIDA de uso domiciliario, es necesario reconocer que no vasta con la disponibilidad de estas pruebas en las farmacias, es necesario también, brindar toda la información necesaria al respecto, es derecho de toda persona que al adquirir algo, en este caso una de estas pruebas, reciba además información al respecto como formas de contagio, prevención, alternativas de tratamiento,  información sobre la prueba rápida, como usarla, como leer los resultados, y a donde acudir si resulta positiva, incluyendo un teléfono a donde pueda  llamar  para recibir consejería post-test.

 

Es por todo esto que  el  Estado tiene el deber de   salvaguardar el derecho de información, exigiendo a las industrias proveedoras de estas pruebas, requisitos que aseguren se respete este derecho , y que  no vean este servicio solo como una mera relación comercial sino que actúen con mas responsabilidad en la epidemia, de manera tal que sean parte de la lucha contra el VIH/SIDA, que esto sea un acto de beneficio para las personas y no un acto de maleficencia.

 

El Derecho al más alto nivel posible de salud física y mental y el principio de Beneficencia.- El derecho al más alto nivel posible de salud física y mental comprende, entre otras cosas "la prevención y el tratamiento de las enfermedades epidémicas".
Para cumplir estas obligaciones en lo relativo al VIH/SIDA, los Estados deberían garantizar que se suministren información, educación y apoyo adecuados respecto del VIH/SIDA, incluida la posibilidad de beneficiarse de los servicios que se ocupan de las enfermedades de transmisión sexual, de los medios de prevención, como los preservativos y el material de inyección inocuo, y de la realización de la prueba del VIH con carácter voluntario y confidencial y el asesoramiento antes y después de ésta, para que las personas puedan protegerse y proteger a los demás de la infección. 18

Este derecho comparte muchos aspectos con el de recibir información y difundirla, ya que éste esta ligado a la salud física y mental de la persona, evidenciándose nuevamente la importancia que tiene el recibir consejeria pre y pos-test al realizar una prueba de diagnostico para VIH, pero en este punto  se pone mayor énfasis a la calidad de vida óptima a la que tiene derecho todas las personas.

Al hablar del derecho al mas alto nivel de salud física e intelectual, estamos defendiendo el principio de beneficencia, estamos abogando en el caso del VIH/SIDA y de las pruebas diagnosticas, por el derecho a tener todas las herramientas posibles para luchar contra esta infección,  haciendo hincapié en que  no sólo se deben tener disponibles todas las herramientas, sino que se debe tener en cuenta aquellas que  pueden proporcionar una mejor calidad de vida, como las pruebas rápidas para VIH/SIDA, ya que al disminuir la angustia de las personas al obtener sus resultados rápidamente y  el riesgo de discriminación al darles mayor privacidad se puede  asumir que se les esta dando  una mejor calidad de vida.

 

Derecho a un nivel de vida adecuado.- El artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos dispone que "Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la atención médica y los servicios sociales necesarios.”18 De este enunciado podemos inferir que todas las personas tienen derecho a la protección de su salud, por lo tanto a tener acceso a cualquier prueba que le ayude a conocer su diagnostico, de tal manera que si está infectado por el VIH/SIDA, pueda rápidamente acudir a un Centro de Salud para recibir el tratamiento adecuado, si bien no para curarse ya que en el VIH/SIDA aún no existe una cura, pero si  para poder recuperar o mantener una grado de salud aceptable para vivir dignamente.

Por tanto el Estado debe proporcionar el acceso a los medios diagnósticos más eficaces para que aquellas personas que aún desconocen que están infectadas por el VIH/SIDA, puedan hacerlo,  resguardando que éstas sean adecuadamente aplicadas, y en el caso de las pruebas rápidas para VIH/SIDA de aplicación domiciliaria, solicitar a las industrias abastecedoras de estas pruebas, que utilicen todos los recursos necesarios para asegurar que la explicación de la aplicación de la prueba sea lo mas clara posible, utilizando incluso gráficos que demuestren en forma visual como se debe aplicar y leer los resultados, y como detectar cuando una prueba ha sido mal aplicada. También se debe tener cuidado en la posibilidad de que la personas subvalore un resultado positivo, remarcando en el inserto de la prueba que se debe confirmar un resultado positivo con un Western blot.

 

Reflexiones finales

En relación a la autorización o no de la introducción de pruebas rápidas para VIH/SIDA de uso domiciliario, los Estados no deberían adoptar una posición paternalista, semejante a la que adoptaban los médicos en relación a sus pacientes en la antigüedad, en que los veían como alguien falto de firmeza física y moral, por lo que el médico tomaba las decisiones por él, tal como un padre lo hace con su hijo con la finalidad de evitarle un sufrimiento; hoy en día ese modelo no es aceptable porque no reconoce la autonomía de las personas;  en su lugar, se recomienda un modelo más bien deliberativo,22 en el cual se actué como un maestro o un guía moral, ofreciendo todas las alternativas posibles y recomendando las mejores opciones, siendo  la persona y sólo ella la que finalmente toma la decisión, en el caso de las pruebas rápidas de diagnostico para VIH/SIDA de uso domiciliario, de adquirirlas o no, pero es el Estado el que debe velar para que estén dadas las mejores condiciones para la utilización de ellas.

Los Estados deberían garantizar la calidad y disponibilidad de las pruebas y asesoramiento sobre el VIH, la venta de pruebas domiciliarias o pruebas rápidas para detectar el VIH, deberían sujetarse a una reglamentación estricta de calidad y certeza. También deberían tenerse en cuenta las consecuencias de la pérdida de información epidemiológica, la falta de los consiguientes servicios de asesoramiento y el riesgo de utilización no autorizada, por ejemplo, para efectos de empleo o inmigración. Habría que establecer servicios de apoyo jurídico o social para proteger a las personas contra el uso indebido de esas pruebas.

Para resguardar el derecho a  la privacidad que tienen todas las personas, se deberían adoptar medidas que las garanticen, como la creación de un organismo independiente encargado de reparar el quebrantamiento de la confidencialidad. Debería preverse que los colegios profesionales sancionen el quebrantamiento de la confidencialidad como falta profesional prevista en los códigos deontológicos. Para el caso específico de la comercialización de las pruebas rápidas para VIH/SIDA de uso domiciliario que estarán disponibles en su mayor parte en las farmacias se debería poner mayor énfasis en la calidad de los químicos farmacéuticos responsables de estos establecimientos.

Los Estados deberían fomentar la difusión amplia y constante de programas creativos de educación, capacitación y comunicación diseñados explícitamente para convertir las actitudes de discriminación y estigmatización contra el VIH/SIDA en actitudes de comprensión y aceptación.

Los Estados deberían apoyar la información a través de  cursos sobre Derechos humanos y Etica, en relación con el VIH.

Un instrumento importante para lograr el cambio social es la existencia de un entorno propicio y potenciador para realizar la prevención, atención y apoyo en relación con el VIH. Se puede conseguir en parte ese entorno mediante el cambio de las actitudes con una educación general y específica, la información pública y las campañas de educación sobre los derechos y la ética relacionados con el VIH.

Este ensayo pretende orientar la respuesta a las interrogantes que están en discusión en cuanto a la introducción de pruebas rápidas de diagnostico para VIH/SIDA domiciliarias, una orientación inspirada en la normativa internacional de derechos humanos, en los principios fundamentales de Bioética y en la convicción de que al proteger los derechos humanos de las personas significa proteger su salud, sus vidas y su felicidad en un mundo aquejado por el VIH/SIDA.

 Este material es de propiedad exclusiva de la autora, cualquier uso del mismo debe contar con su autorización.

 

 

 

Bibliografia

1.-Organización Mundial de la Salud. Departamento de VIH/SIDA. Tratar a  3 Millones de personas para 2005. Cómo hacerlo realidad La Estrategia de la OMS. [fecha de acceso 12 de Agosto del 2005] Disponible en: www.who.int/3by5

2. - Diagnostic tests for HIV, Med Lett Drugs Ther 1997; (39): 81-83.

3.- Benetucci J, et al.Métodos Aplicados al diagnóstico y seguimiento de la infección por el HIV-1 en los adultos. En: SIDA y enfermedades asociadas. Carcos S.R.L. Buenos Aires-Argentina 2001; 53-96.

4.- Saville R, Constantine N, Cleghorn F, et al. Fourth-Gneration Enzime-Linked Immunosorbent Assay for the simultaneous Detection of Human Immunodeficiency Virus Antigen and Antibody. Journal of Clinical Microbiology 2001; (39): 2518-2524.

5.- Centers for Disease Control and Prevention. “Update: HIV Counseling and Testing Using Rapid Tests—United States 1995.  MMWR 1998; (47): 211-215.

6.-Paul S, Grimes-Dennis J, Burr C and DiFernando T. Rapid Diagnostic Testing for HIV. Supplement to New Jersey Medicine 2003; 100(9): 11-17.

7.-.Machado A. Advantages of the rapid HIV-1 test in occupational accidents with potentially contamined material among health workers. Rev Int.Med trop S.Paulo 2001; 43(4): 199-201

8.- Branson BM, Del Río C, Larrabee S, et al. Rapid fingerstick testing: a new era in HIV diagnostic. AIDS Clin Care 2003; (15): 19-23.

 9. - Elliot R Jûrgens. Accuracy of Rapid Screening. En: Rapid HIV Screening at the point of care: Legal and ethical question. Canadian Strategy on HIV/AIDS, Montreal Canada, 2000: [Fecha de Acceso 5 de Abril del 2005].Disponible en: http://www.aidslaw.ca/maincontent/issues/testing/finalreports/tofc.htm

 

10.-Malone JD, Smith ES. Comparative evaluation of six rapid serological tests for HIV-1 antibody.J Acquir Immune De Syndr 1993; (6):115-19.

11.- Blood Safety Unit WHO/UNAIDS. HIV Test Kits. Comparative evaluation of the operational characteristics of commercially available assays to detect antibodies to HIV-1 and/or HIV-2 in human. [Fecha de Acceso 17 de diciembre del 2001]

Disponible en: http:/www.who.int/pht/ blood_safety/hivkits.html

12.-Bulterys M, Jamieson D, O’Sullivan M, et al. Rapid HIV-1 Testing During labor A Multicenter Study. Jama 2004; 292(2) 219-223.

13.-Carvalho R, Krahe C, Farina G, et al. Teste Rapido para diagnostic da infeccao pelo HIV em pasrturients. RBGO 2004; 26(4): 325-328

14- Behets F, Bishagara K, Disasi A, et al. Diagnosis of HIV infection with instrument-free assays as an alternative to the ELISA and western blot testing strategy: an evaluation in Central Africa. J Acquir Immune Def c Syndr 1992; (5): 878-82

15.-Kannangai R, Ramalingam S, Pradeepkumar S, Damodharan K, Sridharan G. Hospital-based evaluation of two rapid human immunodeficiency virus antibody screening tests. J Clin Microbiol 2000; (38): 3445-7

16.- CDC. Morbidity and Mortality Weekly Report 1998; 47 (11) Update HIV counseling and Testing Using Rapid Test-United States, 1995.

17.-Casado González M. ¿Por qué Bioética y derecho?Acta Bioética 2002; (2):183-193.

18.-NACIONES UNIDAS. Comisión de derechos humanos. Segunda consulta Internacional sobre el VIH/SIDA y los derechos humanos. Ginebra 1996. [Fecha de acceso 12 de Octubre del 2005]. Disponible en http://www.unhchr.ch/huridocda/huridoca.nsf/(Symbol)/E.CN.4.1997.37.Sp?Opendocument

 

19.- Lolas F. Bioética Los principio fundamentales. En: El diálogo moral en las ciencias de la vida. Mediterráneo, Santiago Buenos Aires Montevideo 2003: 64-71.

20.- Cooperman NA, Simoni JM. Suicidal ideation and attempted suicide among women living with HIV/AIDS. J Behav Med. 2005; 28(2):149-56.

21.-Manzini R. Normas éticas para la investigación Clínica. Consultor Programa Regional de Bioética OPS/OMS.[fecha de acceso 28 de Junio del 2005].

Disponible en : http://www.uchile.cl/bioetica/doc/normas.htm

22.- Rodríguez E. Relación Médico-paciente y práctica médica. En: Diálogo y Cooperación en Salud. Diez años de bioética en la OPS 2004; 61-72.