Curso de Nutrición

Clase 4 de 7. Evaluación del Estado Nutricional

IV. EVALUACION DEL ESTADO NUTRICIONAL

1. Historia Nutricional

No todos los niños se alimentan en forma normal o adecuada. En aquellos casos en que se sospecha o se diagnostica un estado nutricional inadecuado es necesario tomar una historia dietética detallada.

El mejor método es el registro de la ingesta de alimentos durante un periodo de 3 a 5 días, para compensar las variaciones diarias en la dieta y disminuir la subjetividad en el recordatorio de un solo día. La técnica consiste en hacer un listado completo de las preparaciones o platos y las cantidades ingeridas (generalmente utilizando medidas caseras) durante el periodo evaluado. Mediante tablas apropiadas, estos datos se transforman en peso neto (peso de la parte comestible) de cada tipo de alimento. Con una tabla de composición de alimentos se calcula la ingesta de energía, proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales. Dividiendo entre el número de días observado se tiene un promedio diario. Se requiere entrenamiento y experiencia para realizar un análisis de la ingesta dietaria por lo que es recomendable contar con el apoyo de un profesional nutricionista.

Una proporción importante de nuestra población presenta dificultades en el acceso a los alimentos, fundamentalmente por consideraciones económicas. Aún en sectores más afluentes pueden presentarse casos de ingesta dietaria inapropiada. Algunos niños pueden ser sometidos a dietas vegetarianas estrictas por razones culturales o religiosas y esto puede llevar al consumo insuficiente de proteínas, vitamina B12, hierro o piridoxina. Algunos adolescentes pueden someterse a dietas "para adelgazar" sin un planeamiento adecuado o más frecuentemente, saltearse comidas con el fin de bajar de peso. Los deportistas pueden no consumir una cantidad adecuada de calorías. Otros niños y adolescentes pueden ser afectados por desordenes como la anorexia nervosa o bulimia. En todos estos casos un aspecto fundamental de la evaluación clínica es la historia nutricional.


2. Antroterapia

La evaluación antropométrica del estado nutricional puede realizarse en forma transversal (en un momento determinado) o longitudinal (a lo largo del tiempo). Su determinación es relativamente sencilla, de bajo costo y muy útil.

Las medidas antropométricas más usadas en la evaluación del estado nutricional son el peso, la talla, el perímetro braquial y los pliegues cutáneos. Estas mediciones se relacionan con la edad o entre ellos, estableciendo los llamados índices. Los índices mas utilizados son el peso para la edad (P/E), la talla para la edad (T/E) y el peso para la talla (P/T).

Peso para la Edad

 



Es un índice usado comúnmente en el control del crecimiento de los niños, en las historias clínicas y carnés de crecimiento.

Sus principales ventajas son:


Sin embargo también tiene desventajas importantes:

 

Figura 1. Comparación de peso y talla en tres niños de la misma edad
Los 3 niños de la figura tienen 4 años, y todos pesan 13 kg. Observe cómo la talla es diferente, y se nota que el primer niño está bien nutrido, el segundo está adelgazado pero con talla normal, y el tercero está con talla baja.
Modificado de: Baiocchi N. Evaluación del estado nutricional. En: Salazar E (editor). Lecturas en diarrea e infección respiratoria aguda en niños. Lima: Procame II, 1994: 26.

 

Talla para la Edad




El incremento de talla es mas lento que el incremento de peso. Los estados de deficiencia de talla suelen presentarse mas lentamente y también recuperarse mas lentamente.

Las ventajas de este índice son:


Las principales desventajas son las siguientes:

Peso para la Talla

Este índice compara el peso de un individuo con el peso esperado para su talla y esto permite establecer si ha ocurrido una pérdida reciente de peso corporal (desnutrición aguda).

Las principales ventajas son las siguientes:


Algunas desventajas son las siguientes:


Las evaluaciones transversales del estado nutricional deben incluir los índices P/T y T/E para determinar si hay desnutrición aguda (adelgazamiento), desnutrición crónica (retardo del crecimiento) o ambas.

 

Puntos de Corte de Normalidad


Durante el proceso de evaluación del estado nutricional es necesario determinar si un niño es normal o si presenta alguna alteración (desnutrición o sobre peso), estableciendo un punto de corte o nivel de diagnóstico. Se conoce como indicador a la relación entre el índice y su respectivo punto de corte.

Hablar de puntos de corte implica adoptar un patrón de referencia para cada índice. Actualmente se acepta el uso de patrones internacionales debido a que las diferencias raciales y étnicas tienen una mínima influencia en el potencial de crecimiento, en comparación con la influencia de los factores socioeconómicos.

El estándar mas empleado proviene de las tablas de crecimiento del NCHS (Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Estados Unidos). Esta referencia es la empleada por la Organización Mundial de la Salud globalmente.

La OMS define como desnutrido a aquel niño que se encuentra por debajo de dos desviaciones estándar de la mediana de las curvas de referencia NCHS. Así tenemos que desnutrición aguda se define cuando el peso para la talla (P/T) es inferior a -2 DE de la mediana. En forma similar, retardo del crecimiento se define cuando la talla para la edad (T/E) es menor a -2DE de la mediana.

Si a una serie de mediciones de la población de referencia se colocan en forma ordenada y los datos se dividen en cien partes iguales, a cada uno de ellos se les denomina percentiles. El percentil 50 corresponde a la mediana. El percentil 3 esta muy próximo a -2DE, y todo niño por debajo de este corte debería considerársele desnutrido.

 

Figura 2. Gráficas de Peso / Edad y Talla / Edad en el carné de crecimiento y desarrollo
Gráficas de Peso/Edad y Talla/Edad según se muestran en el carné de crecimiento y desarrollo

 

Figura 3. Peso para la Edad: utilidad, evaluación e interpretación
es el indicador nutricional más sencillo de medir: se pesa al niño y se compara en las curvas el peso para la edad;

valioso cuando hay seguimiento: siempre se debe anotar el peso para edad en los controles pues permite detectar precozmente el riesgo nutricional;

tiene limitaciones: una sola medición no permite establecer si hay un problema de desnutrición aguda o crónica al hallar valores bajos;

ejemplo: en el ejemplo a la izquierda, un niño presentó crecimiento adecuado (1) desde el nacimiento hasta los 5 meses. Luego entre los 5 y 6 meses tuvo diarrea aguda y una infección respiratoria tratadas en una farmacia, y no ganó peso (2). Si usted recibe a este niño a los 6 meses sin el seguimiento mostrado, no puede saber que no está ganando peso como debe ser, pues el peso a los 6 meses está aún en la zona segura (verde). Luego, recupera peso (3) hasta los 8 meses, en que pierde peso en 15 días de diarrea persistente (4). En este punto presenta desnutrición leve en los dos periodos en que llega a la zona amarilla. Si evaluara al niño a los 10 meses y medio sin el seguimiento previo, no podría saber si está en desnutrición aguda o crónica, pues sólo sabría que está en la zona amarilla y desconocería la historia del peso en los meses pasados para diferenciar un evento agudo de pérdida de peso contra una situación crónica.

signos de peligro: el mantenimiento del mismo peso o su disminución en los controles posteriores indican la necesidad de evaluar la alimentación y el estado de salud del niño. Debe vigilarse hasta que recupere la velocidad de crecimiento que se espera según las curvas de peso para edad.

Fuente: Evaluación del Paciente con Diarrea, segunda parte. En: Santisteban-Ponce J. Curso a Distancia: Diarrea Infantil. Lima: Programa Enlace Hispano Americano en Salud, 1999: 4B.

 

Figura 4. Gráfica Peso / Edad

 

Figura 5. Talla para Edad: evaluación, utilidad e interpretación
es un indicador nutricional menos sencillo de medir: se mide la longitud o talla del niño y se compara en las curvas el talla para la edad, por lo que requiere dos observadores, y tiene aspectos técnicos a cuidar, como la medición de longitud (acostado) hasta los 2 años y luego la estatura (de pié);

útil cuando hay seguimiento: siempre se debe anotar la talla para edad en los controles pues permite detectar retardo en el crecimiento;

tiene limitaciones: una sola medición permite establecer un problema de desnutrición crónica, pero no se sabrá si se estableció tempranamente o más recientemente, pues se requiere el seguimiento para establecer el momento en que se inició el retardo del crecimiento;

ejemplo: a la izquierda, tenemos dos niños: Juanito (celeste) y Pablito (amarillo). Pablito nació con mayor longitud que Juanito. Ambos crecieron bien hasta los 11 meses, pero Juanito tuvo problemas de salud que provocaron un estancamiento en su estatura hasta los 13 meses (1), en que comenzó a recuperar el crecimiento, gracias al consejo y vigilancia nutricional recibidos. En cambio, Pablito a los 24 meses ya no ganaba estatura como antes (2), y desde entonces fue creciendo cada vez menos por una mala alimentación, diarreas y resfríos frecuentes sin tratamiento adecuado. Es así que al verlos a ambos a los 48 meses (4 años) (3), aparentan estar en la misma situación nutricional, pero mientras Juanito está en crecimiento (4), Pablito se encuentra rumbo a la desnutrición crónica (5). Un poco después, a los 72 meses (6 años), veremos a Juanito con talla dentro de lo normal para su edad, mientras que Pablito ya tiene una clara desnutrición crónica o retardo del crecimiento desde hace unos 2 años. Si usted hubiera visto a Pablito y a Juanito a los 4 años (3) sin los datos de control anteriores, hubiera podido saber que ambos estaban en situación muy diferente? Tal vez evaluando las curvas de peso para edad, pero si tampoco tuvo seguimiento de peso, no sería posible sólo con los datos aislados a los 2 años.

signos de peligro: la persistencia de la misma talla o su menor aumento con respecto a la curva normal indican la necesidad de evaluar la historia del peso previa, la alimentación y el estado de salud del niño. La llegada a la zona roja de la curva es indicativo de retraso del crecimiento establecido, y requiere la misma evaluación. Debe revisarse además el peso para la talla con el fin de establecer si hay un evento agudo asociado, pues el peso para la edad puede estar disminuido sin que el niño tenga desnutrición aguda asociada al retardo del crecimiento en ese momento.

Fuente: Evaluación del Paciente con Diarrea, segunda parte. En: Santisteban-Ponce J. Curso a Distancia: Diarrea Infantil. Lima: Programa Enlace Hispano Americano en Salud, 1999: 4B.

 

 

 

 

En esta clase se ha revisado:

  • Evaluación del Estado Nutricional.

En la siguiente clase continuanos con:

  • Evaluación del Estado Nutricional.

Teleformación en salud. Autor Dr. J Santisteban. Editores:Dr. J Peinado, Sr. V Roque. Lima, Perú. © 2,001 EHAS